El rey de los deportes

“Es increíble cuánto puedes desconocer

de un juego que has jugado toda la vida”

-Mickey Mantle.

En pleno año dos mil quince no entiendo ¿Cómo es que aún hay baristas en Starbucks que no entienden que la belleza del capuccino es la espuma? El café que me dieron parece café con leche, piensa Gilberto Nuno mientras se dirige a una mesa, saca su iPad, y empieza a revisar su app de la Liga Boleteriana de Béisbol.

Nuno tiene ya dos años haciendo méritos con los “Langosteros” de rosarito, un equipo de media tabla, pero eso a él le resulta poco importante, no juega ninguna posición, siempre le apasionó el juego, pero jamás tuvo actitudes como para poder destacarse en el, así que ahora estudia la universidad y sueña con ser cronista.

Sigue revisando estadísticas, alargando los números a la derecha del decimal, en esa parte tan nerd y tan fría que tiene un juego tan pasional y tan impredecible como el béisbol, que lo convierte en un espectáculo tanto para quien lo ve, como para quien decide analizarlo.

La misma rutina de siempre, abrir youtube y empezar a ver juegos de otras ligas, para oír el estilo de narración, los datos que manejan, y ¿Por qué no? Tal vez para robarse una “frase matona” algo así como “no no no no díganle que no a esa pelota”, eso que sea su sello, que lo distinga.

Una de las muchas ventajas del uso de la Tablet es que no le quita espacio de lo que pasa a su alrededor, frente de él una nerviosa mujer, revisa el reloj, mira su celular, repasa una frase una y otra vez, -” ¿qué decidiste?” murmura lo mismo, con gesto fuerte, como dándose valor, seguro va a discutir con alguien y está en pleno calentamiento.

 

El partido en youtube no va a nada, las acciones en el café se ve que van a la alta, cuando a mujer toma su celular y se escucha sentenciar –“ya son las 5 y no has llegado ¿Vas a venir?”… Nuno como gran aficionado sabe, que los cotejos deben empezar a la hora pactada por respeto al equipo rival.

 

Un delay más que comprensible a las 17:05 salta a la cancha el novio, se le ve entero, confiado, claro primero el protocolo de ley, pasa por su café y saluda al equipo rival efusivamente, se ve que estamos ante un clásico porque ella pone las manos para evitar el abrazo.

 

Son las 17:10 y se ha cantado el playball… Ella abre a la yugular del novio -” ¿qué decidiste?” uy que picheo tan fuerte, rompiente y por el centro del plato, cantado el primer strike, se ve que tanto calentar el brazo ha dado frutos, el desconcertado novio la veía venir pero no pudo ni hacerle swing.

El público espera, la frase fue fuerte y cerca de 4 comensales al notar la situación, sospechosamente se acercan a la cancha, la afición ya está abarrotando el inmueble, y no es para menos, esa bola rápida ha dejado viendo estrellas al hombre al bat, quien bebe de su café, y sabe que debe dominar esa pichada tan ruda.

“¿Que pienso de qué?”, “no te hagas”, “¿no se ni porque estamos hablando de esto?”, “al menos dime la verdad” y todas esas frases comunes van y vienen, el encuentro sube de tono, se suben las voces, y la fanaticada empieza poco a poco a acercar su silla, a codearse los unos a los otros, un sector está con él, el novio otro con ella, y así, con él levantándose al baño cae la primer entrada.

Damas y caballeros la que escuchan es la voz de Gilberto Nuno que les está llevando las acciones, con una mujer muy firme en la loma de los disparos, y un muy temeroso bateo por parte del novio, pero aún sin carreras para nadie, vamos a comenzar la segunda entrada.

La mujer acepta la señal del cátcher -”¿Entonces no vas a decir nada de lo que te pusieron en Facebook?”, vaya clase de curva, la mujer pausa la voz, le quita velocidad al envió, y el novio esta contra la pared, parece que no puede adivinarle el modo, las mujeres sonríen ante esa habilidad, la dama repite la misma picheada, y el novio responde -”a mí me vale madre face, yo quiero vivir contigo, y te lo he demostrado”, ¡kaboom! Estacazo con todo, el novio acaba de botar la bola, casi podemos ver como corre suave alrededor de la mesa, cántenlo conmigo ¡home run!

Amables aficionados, con las gradas aun rugiendo por las acciones, se va para la historia el segundo inning y el milagro está sucediendo, el hombre va ganando las acciones, pero esto aún es joven, regresamos para el tercer rollo, con una dama que se ha levantado al baño, seguramente a revisarse el maquillaje, ya que las lágrimas comienzan a brotar.

Las acciones se reiniciar con el novio dándole una servilleta, el llanto de ella no para, ahora es él quien está en la loma de las responsabilidades, y se despacha con una recta poderosa, una declaración de oro -”no creas todo lo que sale en Facebook” la afición se pone de pie, ella no le hace swing a ningún envío, sigue llorando, y parece ser que será todo para ella, el tipo pichea suave, puras rectas, nada de curva ni cambios de ritmo, pegado a lo que le ha funcionado.

Si ella no hace algo, esto se va a acabar temprano, viene el tiro y ella saca el madero a la voz de -”Estoy harta de tu relación con Gina” nadie lo puede creer con la voz entre cortada, saca batazo poderoso que pega contra la cerca, ¡Standing ovation! Así se juega a la pelota, con estrategia, espero su bola, espero que estuviera cerca, lo ablandó con las lágrimas y cuando lo vio titubear…. toma perro en el hocico, ¡Maestra!

Casa llena para ella, él responde con el clásico -”no es lo que estás pensando”, que no lo saca del apuro, ahora la afición da al novio el beneficio de la duda… Quizá tenga razón… afición expectante, los comentarios van de mesa en mesa; vamos a la línea de mensajes, rubia en la mesa de al lado dice: -”Ella debería exigirle el password de su facebook a ver si tan valiente, pero claro eso ya es llegar a los extremos y él quiere un futuro juntos, se lo acaba de decir”, que pichada tan compleja si logra salir este out, no solo habrá dominado este turno al bat sino toda la relación.

Los dos se dan cuenta que el lugar hierve de gente expectante, así que van a pedir tiempo, se acercan, bajan la voz, se toman de las manos y se ven a los ojos, las acciones se reanudan, -”Estoy muy herida” señala la novia”, él es constante con trabajo, sigue tirando su bola estrella -”te juro que no es cierto”.

Amables amigos míos ella queda con casa llena, acepta el cambio de rollo y el novio parece haber sorteado la parte más fuerte del tercer innig, así es como aprovecho para recordarles que las acciones del día de hoy son traídas a Ustedes gracias al patrocinio de Starbucks, Facebook y esa tal Gina, de la que aún no se sabe mucho, pero parece ser la pitcher de relevo del novio.

Vamos a la cuarta entrada, ella fiel a su estilo abre fuerte -”Dime la verdad, solo eso quiero”, curva engañosa, iba de bola pero el Umpire canta como strike legal, el novio hace swing con un –“No sé qué decirte”, ¡Respuesta incorrecta! Y ya cantamos el out, acaba de abrir la puerta a aceptar su relación con Gina, en un momento de sinceridad, arruina la estrategia, ella, desconsolada se queda callada, ya no lo voltea a ver, que tensión amigo radioescucha, ahora si esta contra la pared.

El novio en un intento por volver le dice -”yo no sé qué hacer, sé que te quiero pero, me presionas mucho” y ya la afición ha empezado a meterse con el hombre al bat, lo abuchean, piden cambio, bateador emergente, que se salga de la cancha, algunos incluso gritan a lo Carmen Salinas –“Díganle que no mame”.

En un momento de calma el novio se reagrupa, explica su complicada situación en el trabajo, ahora si tira curvas, trata de distraer la conversación a otro tema, el novio busca las palabras correctas. -“Estoy atravesando un momento difícil”, se lleva las manos al pecho -“necesito me entiendas”, la verdad tiene un muy buen punto pero es insuficiente, su calidad en el montículo ha ido muy a la baja.

Juego legal señoras y señores, ya estamos en la quinta entrada y parece que se va a suspender por lluvia, la novia no deja de llorar aunque intenta contener las lágrimas, les recordamos que si se suspende después del cuarto inning ya no se repone otro día y el marcador se queda como hasta la quinta entrada permaneciera, ella revisa su celular, parece que es todo, las damas alientan, podrías cortar la tensión con un cuchillo.

Ella se para de la mesa, ella se va, se va… se fue y esta del otro lado de la puerta; él permanece inmóvil, toma su café, hace una llamada, tal vez a Gina, termina su llamada, se retira con el vaso y su alma vacía, todo se acabó, el novio se lleva las manos a la cara pero debo decir, se le ve aliviado, amable público que se da cita en el teatro de las ilusiones, es así como llegamos a un final más, me despido de ustedes, no sin antes recordarles que soy Gilberto Nuno y les deseo la mejor de las noches.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s