JUGANDO CUBILETE

“La que escribía como hombre
y el que escribía como mujer
– se encontraron –
Ellos…
dados echados
desde un cubilete caliente”.
-Hector Urruspuru

Propiamente, el cubilete es la forma del vaso, cuando es más ancho por la boca que por el suelo, se usa en la repostería para dar forma, en el famoso juego de “donde quedó la bolita”, igual los magos usan cubiletes para trucos, pero el más famoso uso debe ser el de los jugadores de dados.
La manera de jugar clásica es al estilo póquer, donde cada figura vale lo mismo que en el juego de las cartas y se juega de la misma manera con muy pequeñas diferencias.
El jugador que tiene la mano coloca cinco dados en el interior y agita el vaso para mezclarlos perfectamente, aquí empiezan los rituales, soplar el vaso, susurrar que quieres, etc… en el momento que decida le da vuelta al vaso sobre la mesa y destapa, los dados deben estar apoyados directamente sobre la mesa y no encimados, en cuyo caso se repetiría la tirada.
Esta primer tirada es “el destino”, las caras vistas de cada dado no son responsabilidad de quien tira, para hacer un símil me gusta pensar en la vida como un juego de cubilete, la primer tirada la conforman, tus padres (o la falta de ellos), el medio en el que naces, la religión que se te da (o la falta de ella), la escuela a la que fuiste y los objetos con que jugabas, todas cosas en las cuales tú, aun inocente, no tenías conciencia de que estaban formando a un futuro adulto, esos primeros dados son tu carga.
Después el jugador puede escoger dejar la mano en una sola tirada, pero también puede optar por dejar los dados que guste, recoger los demás y volver a agitar para tirar solamente estos y con ellos completar la jugada hecha en los dados que quedaron en la mesa.
Esta segunda tirada es la personalidad, tras crecer te das cuenta cuales cosas deben seguir en tu vida y cuales has de abandonar, es difícil dejar dados en la mesa y recoger dados, porque todo esto es el abandono de posibilidades, pero ahora si la decisión es solo tuya, los dados ya los tienes vistos, y quizá te salió una “Pachuca” (todos los dados son diferentes, la peor jugada que puedes tener en cubilete), eso no te puede detener, porque ahora bien puedes decidir, tirar todo de nuevo, reinventar la tirada, dejar solo tu dado más alto buscando un par grande, o recoger solo uno o dos, para reconfigurar toda la tirada e ir por la “corrida”, todo está en tu segunda ronda, en tus manos.
Por eso los veo ahí quejándose de que nacieron mal, que no tuvieron chance de crecer y me dan risa, tampoco tirar tercia de ases de primera mano garantiza nada, esos que salen con toda la fuerza en su primer tirada, la más de las veces juegan la fácil, declaran tiro, y pasan el cubilete, ya han sacado una jugada medianamente buena, y no hacen el esfuerzo de ir por todo, conformistas e “hijos de papi”, jamás dejan la sombra de quienes sí hicieron el esfuerzo, contemplan su jugada y se quedan ahí, sin hacer más.
Una vez que has decido con que dados vas a jugártela, hay un sudor frio que recorre la espalda, agitas el vaso (mi particular estilo es zarandear fuerte y murmurar la figura que quiero, concentrarme, como si con la mente pudiera mover la suerte), y esperas… ¡¡boom!! Dos dados encimados, y una jugada patética, así que una vez más, cubilete arriba, cero miedo y bajar la mano, contemplar la jugada, si sale bien que bueno, si sale mal, al menos pierde con estilo, sin gritar que te han hecho trampa, sin acusar a los demás de tu falta de suerte/talento, si se va a perder la mano, que no se pierda el nivel.
El juego del cubilete se acostumbra mucho en México en los bares y cantinas, pero al igual que la vida, no se trata de un juego de azar donde todos tienen las mismas posibilidades de ganar, esa es la ilusión que se vende con el girar de los dados, siempre existen personas con mucha habilidad, esos finos que pueden realizar la tirada justa que necesitan, acomodándose los dados con los dedos a una velocidad que el novato no detecta, como en la vida a veces solo se necesita que un dado se cambie, para transformar una simple tercia en un poderoso full.
Si juegas con personas hábiles es recomendable exigir que los dados se rueden después de agitar, en lugar de depositarlos sobre la mesa con el vaso volteado, para evitar que se acomoden con los dedos y ganen las veces que quieran, como en la vida hay que saber de trampas, no para hacerlas, eso no es éxito, sino para evitar que nos las hagan, nunca hay un verdadero triunfo si se basa en una mentira.
Destino y personalidad, dos tiradas con los mismos dados, en el mismo cubilete, pero nunca iguales, la segunda es la que cierra o abre puertas, por eso no se puede decir “mira donde nací”, “mira quien es mi familia”, “mira donde estudie”, “por eso no triunfo en la vida”, sin decir implícitamente, “tengo mucho miedo, de tomar mis dados, de jugar mi suerte, de armar mi destino”… la apuesta es grande, la vida misma, tu vida está en eso, atrévete, gana o pierde, pero no culpes a otros de tu falta de decisión o de suerte/talento, porque el vaso está ahí, y los dados están para ti… ARRIESGATE.
No es casualidad que la estatua de Cristo, más grande de México, este situada justo sobre el cerro de “El cubilete”.

P.D: Para otra forma literaria de jugar con la idea del cubilete, en internet pueden descargar como PDF “El payaso de las bofetadas y el pescador de caña” un poema trágico español que les recomiendo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a JUGANDO CUBILETE

  1. Mi primer post desde el smartphone (iPhone) que chingona es la modernidad, muera todo tiempo pasado!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s