MALEFICENT

Basta un instante para hacer un héroe

y una vida entera para hacer un hombre de bien.

Paul Brulat.

 

La historia comienza con una tierna niña hada la cual vive en un reino de criaturas fantásticas, conoce a un maravilloso mortal, y poco a poco la relación va creciendo, el amor parece que conquistó su corazón, pero entonces, el mortal es seducido por la idea de convertirse en el rey del mundo de los mortales, (todo ¿Por qué? Por cochino dinero) y decide traicionar la confianza de la pobre mujer. Él mutila a la pobre criatura, las alas que portaba orgullosamente son cortadas como prueba de que ella ha sido destruida, (claro que la forma de la escena donde él llega de noche, y la mañana subsecuente, donde Maléfica despierta de forma tan inusual, revela una violación, tal y cual, lo que se me hizo algo subido de tono para una película “infantil”) de ahí el comienzo de este deseo de venganza por parte de ella.

Una historia bastante plana, irreal y de formas muy sosas para mi gusto, que nos deja ver la historia detrás de la historia, lo más interesante es que después de tantas críticas a sus tradición de clichés, y de encasillamiento de los hombres y mujeres, Disney decide hacer una película tan políticamente correcta que da hasta hueva, lo más interesante no está en pantalla, sino en las butacas, niños, niñas y sobre todo jóvenes que salen totalmente compenetrados con el personaje de la bruja (a la cual le daría de a volador de Papantla sin pensarlo un instante), comprando toda la parafernalia con el nombre y rostro de Maléfica.

La cinta solo es un pretexto para ver a Angelina Jolie en traje pegadito y sus impresionantes huesos de la cara, y para recordar algo que oí hace mucho tiempo en ingles “A villian, is just a hero wich history hasen’t been told” (Un villano, solo es un héroe, cuya historia no ha sido oída), somos capaces de los más increíbles prodigios y a la vez de las más innombrables horrores, hay quienes somos de naturaleza cabroncita (diría mi santa madre), hay quienes somos malos por naturaleza, y aun así albergamos en nuestro ser momentos de gracias, estados de empatía, de esa temeraria en la que haces las cosas únicamente por el bien de otro, porque esa es la recanija condición humana.

Pero no está en nosotros, somos el resultado del medio, la misma situación en medios diferentes acarrea resultados diversos, porque lo que nos mueve, “las razones” son siempre un misterio, la conducta se diversifica, muta e incluso cambia diametralmente, por eso nuestra incesante búsqueda de conocer la psique, para intentar conocernos, por eso Hollywood triunfa, porque nos tiene medidos, sabe que nos hace reír o llorar en general, apela a eso siempre, y caemos irremediablemente en cosas que “a toro pasado” vemos como un ignominioso chantaje emocional.

Creo que de ahí la obsesión de las películas modernas con narrar, “los orígenes de…”, “el comienzo de…” para que entiendas como un tipo normal se va torciendo, quizá el arquetipo de esto es “Star Wars” donde en las primeras 3 películas nos enamoramos de Darth Vader al grado que tuvieron que hacer una precuela con el único fin de mostrarnos como era el pequeño Anakin Skywalker, y así revelar los dilemas morales que lo van llevando al lado oscuro, una serie de 3 películas centradas en el nacimiento y conformación de uno de los más grandes villanos (si no es que el mejor) de la historia del cine moderno, que te hacen pensar, que si a ti te hubiera pasado lo que vivió el protagonista, también serias un sith y no un jedi.

Por eso los prejuicios me parecen terribles, oír una parte sin dar la oportunidad a la otra de una legítima defensa, lleva a una verdad a medias, y eso es una mentira, quizá ambas partes no digan todo lo que fue, pero la compilación de hechos siempre acerca más a la historia real, nadie puede poseer la verdad, porque la realidad cambia al ser observada, y todo depende de quién aprecie, más siempre será un ejercicio de mínima justicia oír las razones del villano, de quien sea acusado de malo, porque todos somos “el malo” de alguien, cada uno de nosotros, ha sido señalado porque no hicimos lo que el otro quería, o no estuvimos donde debimos, o simplemente por existir.

Los conmino a que siempre busquen, las razones del villano, y que nunca olviden que “Si siempre le pides a Caperucita, que te narre como sucedió la historia, el lobo invariablemente será el malo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s