VIEJO CARAJO

“Los hombres sólo pueden ser felices

cuando ellos no asuman

que el objetivo de la vida

es la felicidad”

Eric Arthur Blair (George Orwell).

 

Las prórrogas roñosas de la vida, los silencios incomodos y la inmadurez de un viejo carajo, me han tribulado la mente estos días, no estoy tan ágil como en mis tempranos veintes, mi vista ha pasado factura y ahora uso lentes casi siempre, el whisky se ha vuelto un don cada vez menos frecuente y el cigarro de plano lo abandoné.

No es esta la vida que imagine cuando era pequeño, este no es el guion de la película, algo sucedió, hubo un golpe de timón, y hoy amanezco de forma por demás rara, el café sabe diferente, sabe al acto de un viejo en los portales, esto no es ni por asomo lo que soñé de pequeño, es una visión diferente.

Porque nunca pude haber imaginado una vida tan maravillosamente rutinaria, lo cotidiano es mágicamente formal, sucede diario, a cada momento y de forma precisa, tengo momentos de coraje, quizá de ira, otros de tristeza y no me sonroja decirlo, de llanto, sanos y puros que aderezan el gran filete de la felicidad.

¿Quién dijo que la rutina mata? Lo que mata, es comprar similares (ojo que no hablo del Dr. Simi que ese santo hombre me ha curado mil gripas a bajo costo), conformarse con algo que no es amor, pero es muy similar al amor, vivir en un trabajo similar al que soñaste, en una familia similar a lo que esperabas, comprar similares va desgastando el alma.

Me levanto, me aseo como siempre, oigo las noticias mientras me arreglo, y después me perfumo, como siempre antes de salir me persigno, encomiendo mi día a una fuerza cósmica infinita, y salgo a hacer mi trabajo, de una o de otra forma la semana pasa, entre papeles, café, el sonoro tecleo de mi vieja (pero confiable) computadora.

Y el fin de semana sé que habrá un momento para una de las decisiones más difíciles que tengo, ¿Quiero rib-eye o new york? Preparar el carbón, las hierbas, escoger una ensalada diferente para no enfadar a los comensales con lo mismo siempre, recibir uno o dos comentarios sobre la comida, unas risas y esperar el inicio de otra semana.

De cuando en cuando, enfundarme en mis colores, ir con mis compañeros de pasión a ver a mi segunda familia, un monstro de mil cabezas, que se levanta, grita, se enciende y se apaga, a ratos somos un carnaval, y después ni alegrías ni nada, un milicia de hombres y mujeres listos para entregarlo todo por el equipo, una legión, un sueño.

De pequeño mi abuela paterna me contaba que Dios se disfrazaba de indigente y caminaba por la tierra, para observar cómo se portaba la gente, por eso había que ser bueno con los humildes, porque en ellos podría estar la cara de Jesús, de grande he entendido que hay una verdad detrás de esa verdad, y esa es que las cosas más sencillas encierran un misterio infinito, un milagro, la aparición de Dios mismo, por eso hay que ir a la rutina agradecido.

Un año más llega a mi cuerpo, y sé que Dios me ha regalado un esqueleto nuevo, diferente al de mis tempranos veintes, uno más acorde para nuevas etapas en mi vida, mi familia me regala alegría cada día y a cada momento, y Ustedes que están ahí leyendo esto háganme un regalo, lean a George Orwell, uno de los escritores británicos más brillantes de la historia contemporánea y de mis favoritos.

Si pueden con un plato doble, entonces repasen “Rebelión en la granja” y “1984”, dos obras que lo dejan a uno, con escalofríos en la piel y un avispero agitado en las ideas; gracias de antemano porque sé que lo harán, y por eso Dios los bendiga, abracen su rutina y no dejen que los medios masivos los engañen, LOS MILAGROS SUCEDEN DIARIO, DISFRAZADOS DE RUTINA.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a VIEJO CARAJO

  1. zzzurdita dijo:

    ya lo habías dicho antes… el territorio mágico de la rutina… no te prometo leer rebelión en la granja (perdón, pero la última vez prometí leer a lovecraft y ha sido un desastre hasta el momento), pero prometo leerte siempre que publiques algo nuevo, casi siempre hacer un comentario… y platicarte a ti lo que realmente pienso. Abrazo grande… de esos que los niños le dan a los adultos que quieren (a mi adulto que ya no es bien niño favorito)… “si está seco, bebo;
    si se desborda, rezo; quiero lo que tengo… lo que sueñas vuela… Nadar en vasos de agua, volar en mil pedazos, saltar en cada charco…Tiempo al tiempo…” Ya sabes… soundtrack de la vida 😛

  2. tati dijo:

    Feliz cumpleaños 🙂 bienvenido a los 30, que son los nuevos 20 ;).

    Se que no deberia decirlo, pero no puedo aguantarmelo, no estoy de acuerdo contigo en lo de la rutina y en lo similar, no leeo ese entuciasmo en este escrito, te conozco y cada ves que es 20 de Enero es menos ese entucismo, nada comparada con esa alegria del 20 de Enero del 2011, cuando te sentias niño otra vez, deberias de leerlo una vez mas 😉 para veas que no ha sido tan malo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s