CRIPSIS

Empieza simple, como un mimetismo, desarrollamos una habilidad para asemejarnos a otro organismo, con los que no guardábamos relación,  y poco a poco somos más y más como el e incluso como su propio entorno, y nos parece bien porque obtenemos alguna ventaja funcional.

El objeto es (biológicamente simple) engañar a los sentidos de los otros animales que conviven en el mismo hábitat, induciendo en ellos una determinada conducta, ser detectado como parte de un todo, y esconder a aquello con lo que te mimetizas de los ojos de otros seres, de los “depredadores”, afectando su percepción visual, auditiva, olfativa y sobre todo táctil.

Pero todo empieza como un juego, todo empieza con un color diferente, y es divertido hasta que hay cripsis, una palabra divina, que suena a lo que es,  proviene de la palabra griega (kryptos, lo oculto) que encontramos en criptografía, el arte o ciencia de cifrar y descifrar la información. En esencia cripsis significa lo mismo que camuflaje, aunque en biología se usa con un sentido algo más amplio que el que la palabra anterior tiene en el lenguaje común.

La forma más sencilla de lograr la ocultación ante los depredadores es mantenerse inmóvil, y tratar de no respirar, y muchos animales reaccionan deteniendo todo movimiento cuando detectan una presencia potencialmente peligrosa. La mayoría de los animales cuentan con un sistema de procesamiento visual que resalta las pequeñas diferencias temporales en su campo visual. En muchos grupos, como los anfibios y los reptiles, la presa no puede ser reconocida si no se mueve.

Algunos animales han desarrollado la capacidad de moverse de manera que su cuerpo pueda ser percibido como otra cosa, o en cualquier caso de manera que el depredador no los reconozca como presas potenciales, en la jungla urbana podemos verlo, en ese andar que tienen las “bien casadas” cuando salen sin su marido, parecen más una rama oscilando con el viento, que una mujer.

La superficie de muchos animales presenta pautas o patrones más o menos periódicos (repetitivos) que hacen más difícil la percepción de su silueta por sus depredadores o por sus presas. Así vemos a los jabatos (jóvenes jabalíes) poseer un color con pautas más similar a una cebra, mismo que ira poco a  poco convirtiéndose en un color solido de tono sepia a medida que sus colmillos crezcan y esté listo para defenderse, anunciando su bien habida madurez.

Los primates y seres humanos, basamos nuestra percepción del entorno sobre todo en el sentido visual. Por eso la mayor parte de los ejemplos de cripsis que se suelen mencionar, tienen que ver con la imagen del animal, es fácil ver como la alegres soltera de colores vivo y escotes se va convirtiendo en la recatada mujer de relación estable que ahora usa cuellos de tortuga.

Pero no todo queda ahí, existen casos de mimetismo auditivo u olfativo. La tinta de los calamares no sólo los oculta visualmente, sino que contiene sustancias que engañan al sentido del olfato de los peces. Algunas polillas emiten sonidos ultrasónicos que confunden al oído de los murciélagos, cuando intentan detectarlas por el eco (ecolocalización) de los chillidos que ellos mismos emiten. Es pues claro, modificamos cuanto sea necesario para ser más parte del medio, asemejarnos a “eso” de lo que queremos ser parte.

El ejemplo que más me gusta de una cripsis llevada al extremo aun cuando solo es una leyenda es “El holandés errante” o “El holandés volador” (De Vliegende Hollander en holandés y The Flying Dutchman en inglés) es un barco fantasma, protagonista de una leyenda muy extendida alrededor del mundo. Para los menos avezados en la obra de Richard Wagner, pueden encontrar el barco en la película de “Piratas del caribe”, su tripulación son hombres condenados, que van siendo absorbidos por el barco, hasta ser unos híbridos, más parecidos a la fauna del mar que a la terrestre; los tripulantes son condenados a servir 100 años en el navío, pero es una trampa, ya que al tiempo se funden con la estructura del propio barco, permutando sus tejidos y órganos para volverse parte del mismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CRIPSIS

  1. Germán Ramírez adame dijo:

    Nos vamos mimetizando al sistema, en el capitalismo se llama coptación… y un signo inequívoco de esa cripsis es cortarse la coleta… antes de retirarse (como los matadores).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s