Lacado

En mi mesa estaba tu corazón,

Del otro lado papel ursushi y herramienta,

No queda nada más por explicar.

“Domador de palabras”.

La llamada laca o maque es una técnica de decoración tan importante en el arte popular mexicano, que es considerada una rama independiente, la palabra laca tiene origen persa (lacks) y maque es árabe (summac). La técnica consiste en decorar objetos de madera con una mezcla hecha de diversos materiales (minerales, vegetales y animales), especialmente aceites y tierras de diversos colores.

 

La práctica del maque es de origen prehispánico, los cronistas españoles como los frailes: Jerónimo de Mendieta, Gaspar Castaño de Sosa, Diego Durán, Juan de Torquemada y Bernardino de Sahagún, dejaron establecido en sus escritos, de diversas formas, comentarios sobre su elaboración, así como de la comercialización en los mercados (tianguis) y de los usos de vasijas, vasos, calabazas y diversas figuras de colores finos, lustrosos y vistosos que utilizaban para contener líquidos; también de que excelentes piezas eran destinadas para ser utilizadas por los petámuti o sacerdotes principales, quienes se encargaban de relatar la historia y hazañas del pueblo p’orhé.

 

Desde el siglo XVI se han empleado los mismos materiales, aplicándose a los guajes pintados una sustancia llamada “aje”, especie de grasa o ungüento que se extrae de un pequeño insecto llamado AJE, a ella le agregan los indígenas una pequeña cantidad de carbonato de magnesia y de cal dolomía, como mordente de las materias colorantes.

 

A base de aje empieza en Japón a hacerse el papel de “ursushi” de las lacas japonesas, estas artesanías a diferencia de las que se hacen en lo que hoy es el Estado de Michoacán, no se aplicaban a maderas sino a cerámicas japonesas, en pequeños sellos al fondo del recipiente o dibujos en el borde, no en grandes porciones ya que lo importante no era (a diferencia de en México) el lacado, sino el objeto mayormente usado en la ceremonia del té.

 

Pero todo está a punto de cambiar, en Japón en alrededor del siglo XVIII el desarrollo de la práctica del té (chanoyu) está a punto de entrar a su época moderna; Toyotomi Hideyoshi un gobernante militar posee la famosa “Tsutsui Zutzu” un recipiente para té fabricado un estilo coreano conocido como Ido, regalada a él por el fabricante Tsutsui Junkei (quien a la vez era amigo de Toyotomi).

 

Un día el gobernante invitó a su amigo para la ceremonia del té y durante un pequeño descuido uno de los sirvientes de Hideyoshi dejó caer el recipiente el cual se rompió en 5 pedazos, el joven quedo paralizado de miedo ya que sabía del rudo carácter de su amo, entonces el noble Hosokawa Yusai, improvisó un Haiku para salvar la situación y la vida del sirviente:

 

Tapa de pozo de agua de Tsutsui,

Te has convertido en cinco piezas,

¡Ay! De este pozo de llanto, han de beber.

 

Parece una forma muy tonta de salir del paso, pero la asociación de palabras es genial, solo hay que adentrarse a saber el nombre japonés de las cosas, tapa de pozo (tsutsui-zutsu), del creador de la pieza “Tsutsui, cinco piezas (izutsu), todas en referencia a que la palabra coreana Ido en japonés significa pozo de agua; Hosokawa Yusai hace un complejo juego de palabras e ideas, en una situación que solo un maestro de la mente podría salvar, lo cual hace que todos los comensales rían y se olvide el incidente; poco después Hideyoshi mandó el recipiente con un artesano, el cual poniendo polvo de oro y usando hoja de ursushi, restauró el preciado bien, siendo ahora conocido como “Tsutsui Zutsu el recipiente enmendado”, ocasionalmente se siguió usando, hasta por generaciones, volviéndose a romper por parte del propietario (a manera de homenaje) y consecuentes reparaciones.

 

Se había creado una leyenda, todos los ingredientes del drama, el acto protocolario del noble que parece va a ser humillado enfrente de todos, el temeroso sirviente de la casa que sabe que su vida no es un bien importante, y por último el estudiante de la escuela de poesía, que emerge de entre todos a poner orden mediante paz y no mediante violencia; años más tarde se le atribuyeron poderes de buena suerte al objeto e incluso se usó como amuleto en batallas.

 

Quizá menos famosa a que la anterior es la historia de Unzan Katatsuki, de la dinastía china de Song, era un hombre que tenía una especial fascinación por el té, esa búsqueda lo llevo hasta Sen no Rikyu, un famoso artesano de la porcelana, quien le hizo la más preciosa tetera que había visto, su sabor, sus formas, todo era perfecto, incluso tenía una bella oración al fondo, y se la obsequió a Katatsuki diciendo –No es digna de ti, pero es lo mejor que pude hacer-; así que en agradecimiento Sen no Rikyu fue invitado a pasar unos días en su villa en pago por el hermoso regalo.

 

El primer día de visita,  Sen no Rikyu notó que la hermosa oración del fondo no estaba en la pieza, pero como un educado invitado no menciono nada, el ultimo día de la visita Unzan Katatsuki no pudo más, y le dijo avergonzado, que él mismo había sido descuidado y lavando la tetera se cayó y se hizo añicos, en prueba de lo mucho que lo lamento mande hacer otra igual para intentar engañarte, pero preparo mi te en esta, con un movimiento extrajo de entre su túnica la tetera enmendada, de la cual salían unas venas de metal, la he reparado con respeto por ti, cerca de la villa, Sen no Rikyu solo exclamo… -¡Ahora sí, es magnífica! Y ambos se abrazaron.

 

Varias nuevas palabras salieron del siglo XVIII en Japón Urushitsugi (parchar con lacas) ursuhitsukuroi (reparar con lacas) y urushinaoshi para denotar que algo ha sido reparado con lacas, el laqueado se ha arraigado en la cultura asiática y sido esparcido por el mundo, grandes colecciones de objetos kintsugi (parchados con oro) y kintsukuroi (reparados con plata) se muestran en Berlín y en Nueva York mientras yo escribo esto.

 

Pero el laqueado va más allá de una cultura se extiende a todos nosotros, porque ninguna pieza de porcelana valió jamás para inspirar un poema hasta que aquella pieza se torna en cinco, y uno puede seguir como fue el golpe, donde empezó, como avanzo y donde fue más grave, solo siguiendo las líneas del parchado, a veces más anchas a veces más delgadas.

 

Habla de cómo su verdadero nacimiento es justo donde se pensaba que se había perdido, y como ese momento se marca con un  sonido estridente, al golpear la porcelana el suelo hay un intercambio entre la vida que tenía y la que va a tener, nos enseña que no pasa nada por estar enmendado, que incluso te convierte en algo más valioso, tu creador te hizo de porcelana, pero la vida te ha cubierto de metales preciosos.

 

Sí, llevaste grandes golpes y grandes cicatrices hablan de la redención del ser, y duraras después de cada después, siempre y cuando tengas ganas de seguir adelante, y será difícil, hay primero que tener temple para recoger las piezas de lo que sea que se rompió, juntarlas y empezar a armar el rompecabezas, mientras aún está en rojo vivo se va poniendo poco a poco cada parche.

 

No os confundáis por favor, no se parcha con lodo, ni con arcilla, la fina porcelana solo acepta laca de calidad, con metales preciosos (no le pongan una calcomanía y llamen a eso artesanía), de manos firmes que no abandonen la empresa a medio camino, o que abandonen el trabajo para mejor comprar una nueva; cuando “esa tetera fina” caiga contra el piso y escuchen como las piezas se esparcen, justo ahí recuerda que siempre hay como volver a armarse.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lacado

  1. zzzurdita dijo:

    Si por algo te quiero tanto… es precisamente por las cosas que dices en el momento que no sé cómo le haces para que sea el oportuno… y si no el oportuno… sí el mejor. Hallé en La Zona refugio (y herramientas) como no tienes idea. Gracias.

  2. Ger dijo:

    NO se vuelve a armar nada… de las cenizas renace una ave…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s