LA ORQUESTA DEL TITANIC

Conformada por Wallace H. Hartley, de Dewsbury (director de la banda), Roger Bricoux (el chelista), Fred Clarke, de Liverpool, P.C. Taylor, de Clapham, G. Krins, de Brixton, Theodore Brailey, de Notting Hill, Jock Hume, de Dumfries y J.W. Woodward, de Headington, Oxon, todos sabemos que ellos tocaron hasta el final del hundimiento del barco más citado de la historia de la humanidad.

La Orquesta del Titanic es citada para mencionar casos en los que personas, empresas, naciones, etcétera, ante graves acontecimientos que van a provocar su ruina y hundimiento, deciden no sólo no hacer nada, sino seguir aparentando que nada malo pasa ni va a ocurrir. Y así, continúan interpretando mientras se hunde el barco, empresa, vida personal, etcétera. Independientemente de que la actitud de los músicos fuese cierta o no, la anécdota o leyenda ha trascendido y se ha transformado en una “frase hecha” que se usa cuando a alguien le van mal las cosas y sigue aparentando que no pasa nada.

Sería una variante, más optimista, del caso del avestruz, que esconde su cabeza bajo tierra para no ver el peligro, creyendo que, al no ver sus problemas, estos desaparecen.

Ninguno de los integrantes de la banda sobrevivió al naufragio, y nada iría a más, pero hace algunos días mi padre me contagio de su ímpetu por estos músicos, y me rente un documental acerca de este hecho, en él se sostiene la teoría de que fue el Capitán, quien pidió a los músicos tocaran canciones sacras, el pidió música religiosa para acompañar “el viaje final” de los pasajeros, que no se fueran entre gritos de desesperación, como arrastrados hacia un infierno, sino como mecidos entre suaves coros de ángeles, así mismo narran que la última melodía que interpretaron fue “Nearer, my God, to Thee” (Mas Cerca, mi Dios, de ti).

Y eso aplica a cada aspecto de nuestras vidas, eso motivó a Joaquín Sabina y Serrat a llamar su disco “La orquesta del Titanic”, por que sí, es cierto, nos vamos a hundir, y feneceremos, pero lo vamos a hacer con clase, entregados a nuestro gusto, y sobretodo haciendo placentero el viaje para las demás persona, si vivir es morir a plazos, ¿porqué no acompañar a los demás sonando el chelo hasta el ultimo segundo?

La Orquesta del Titanic representa también a los que continúan siendo y haciendo lo que los apasiona hasta el último instante de su vida, que es lo que los integrantes de la famosa orquesta hicieron, absolutamente conscientes de lo que estaba sucediendo a su alrededor.

Y tal vez, solo tal vez, por eso seguimos haciendo música, para dejarnos o para querernos, pero no peleando con uñas y dientes, sino tocando suavemente, sin gritos, sin abogados, sin tribunales ni ruidos, solo un cuarteto de cuerdas sobreponiendo tonos, ayudando a hacer más fácil la desaparición.

Como una forma de decir, hay que conservar la calma, hay que demostrar templanza, no importa si el barco se hunde, mantendremos cordura, y aun a sabiendas de que es inevitable el desenlace que se avecina, tomaremos esa ruta, como unos caballeros, sin empujar, sin correr, sin romper cristales, nos vamos a ir, como las olas del mar, lento y cadencioso… “ha sido un honor haber tocado contigo, con Ustedes”.

Y si decidimos quedarnos a combatir, a oponer resistencia, a negar que el destino nos domina, no será agolpe de tambor, o como William Wallace entre gritos, y espadas tronando contra los escudos, y el metal contra los cráneos, entre los cascos de furibundos caballos de guerra, no, será así, con pasión, con tenacidad, con convicción y talento, como la Orquesta del Titanic.

El cuerpo de Hartley fue uno de los que se recuperaron y pudieron ser identificados; su funeral en Inglaterra contó con la presencia de miles de personas.

A pesar de ser considerado como un héroe en su país, la naviera White Star Line le cobró a su familia por el coste de la pérdida de su uniforme.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA ORQUESTA DEL TITANIC

  1. Germán dijo:

    Sip, tenemos que transitar con la actitud de los miembros de esta orquesta… aunque en la vida se nos cobre por perder la casaca…

  2. Carolina dijo:

    Que bello sin perder la cordura ni el glamur…¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s