DE SEGUNDA MANO

Cada viernes después de terminar la faena de cumplido profesor, como todo buen ciudadano decente sano y formal que se respete, entra en el bar cerca de su casa “Aler’s”, un nombre que en su país de origen suena familiar y agradable, pero que al ser cambiado de nación es muy teatral como el de casi todas las franquicias yanquis, se sienta en el mismo gabinete cerca de la pantalla y la barra y pide un tarro mixto, medio litro de cerveza clara mezclada con obscura, frio como los besos de despedida.

Dos tarros después de haber entrado, pedirá la cuenta, saldara la deuda y dejara buena propina, ya que lo atiende “Fany”, quien ha sido su mesera por los últimos dos años, incluso era su mesera desde antes de la ley antitabaco, cuando podía fumar un habano mientras ingería su bebida, y lo terminaba de fumar camino a casa, ahora debe esperar a salir del bar para ir probando el tabaco hasta su hábitat.

Pero el viernes tercero del mes de mayo no es igual que siempre, ha sido quincena, se sabe porque debió esperar 15 minutos antes de recibir su primer trago, y detrás de él, hay un grupo de amigos bastante ruidosos, que difícil es ver el juego en la pantalla con los gritos de los tipos esos, simplemente no puede disfrutarlo, y después queda en el fuego cruzado de su plática.

-Ya te lo dije, yo nunca nunca nunca manejaría un bote de sardinas como el tuyo, yo le acabo de recortar el escape a mi chevy, y le puse luz neon morada debajo, le da un efecto fantasmagórico a conducir, pero ahora no es un coche de ¨tunning”, no, es una leyenda urbana, es una filosofía de vida, esa nave es una forma d entender las cosas, llevó 4 carreras ganadas al hilo- que pesado es oír al  tipo ese hablar de su carro, peor cuando sin pedir datos se entera que el color original ha sido cambiado por un verde esmeralda brillante, con líneas en gris, para que parezca una iguana, que pesado, aun no termina su primer tarro, pero ya se quiere ir.

-No pasa nada- piensa con serenidad y paciencia como aconsejaba el 7º hombre de la dinastía de la diosa Kalí, todo estriba en aprender que nada llega a tu vida, sin que la vida te exija un tributo, así que sacrifica la pantalla y se cambia al fondo donde no se ve el juego, pero lejos del mundano parloteo de sus colegas del reverso, toma su trago y enfila al fondo, se acerca Fany y sutilmente le dice, que aunque esta mesa no le toca a ella, se acercara a traerle el segundo de la noche, ambos sonríen y así sucede, fría como las miradas de las insatisfechas y levemente obscura como su alma.

El segundo tarro pasa suave, el mira a su alrededor, intenta distraerse en algo, no quiere sacar su teléfono, que es su más cercano instrumento de trabajo, este es su tiempo, y de nadie más, a un costado han llegado tres tipos, ya se ven maduros, así que sabe que no hay riesgo, -seguro que todos son cajeros o vendedores de biblias, traen traje y corbata pero de medio pelo- se ríe en secreto y bebe un poco.

La plática de la mesa contigua sube de tono, todos cuentan extrañísimas aventuras sexuales que les sucedieron esta semana, no en el mes, no en la vida, solo en esta semana cada uno lleva ya dos episodios de estos, todos con mujeres diferentes en situaciones extrañísimas, pero entre ellos hay un macho alfa, uno que tiene las más bizarras, quizá kafkianas sería un adjetivo más adecuado a lo que sus oídos reciben, es algo muy similar a

 –y me acerque y le dije tu casa o la mía, ningún lado, tómame en el estacionamiento respondió y ahí… bla bla bla… después toma toma toma que es de boligoma… bla bla bla… ¿qué te pones que estas tan vigoroso? me repetía… bla bla bla… le apretaba donde ella… bla bla bla… y después de que… bla bla bla… aun me miraba sorprendida entre sudores que llegaban hasta…  bla bla bla… es que ¿eres real? Júramelo júramelo, espera voy a regresar al bar por mi amiga y nos vamos a tu departamento… bla bla bla… se subieron a mi auto y ahí… bla bla bla… dos veces antes de llegar a mi calle… bla bla bla-

Escucha aquellas fantasías animadas y repentinamente una sonrisa cruza su cara, como un francotirador que ha encontrado el segundo de oro para jalar del gatillo, extrae de entre su saco el cohíba que había reservado para la salida, muerde el extremo bota el sobrante suavemente y con un elegante giro de su zippo enciende el tabaco, jala aire como si de ello dependiera su vida y sopla, sopla con los pulmones que no tenía desde sus 16 primaveras, justo en la cara de “el macho alfa”, quien con cara de asco y tosiendo manda llamar al mesero, pero quien voltea y ve el humo es Fany, acompañada del encargado de turno, Julián.

-Aquí no se puede fumar mi amigo, debe salir del establecimiento inmediatamente- le dice Julian,  “el macho alfa” termina la frase a modo de regaño -¿Qué no sabe que el humo de segunda mano mata más gente que fumar directamente el cigarro?- ni se inmuta, voltea sobre Julian -¿Y todas las estupideces de segunda mano que tuve que aguantar? De ese del idiota del tubo escape recortado, más gente muere en accidentes por correr vehículos que por fumar, y me cambie para no ser su conductor pasivo… pero lo que si no soportare es venir acá a que “ese” me tire sus humos mentales, no voy a ser su cogedor imaginario de segunda mano, porque la primera la debe tener muy peluda-

Salda la cuenta como cada viernes, camina a su casa, se ríe un poco más, apaga el habano, ya le ha dado suficiente placer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DE SEGUNDA MANO

  1. zzzurdita dijo:

    A veces es increíble pensar que tenemos que soportar cosas tan desagradables… llámense estupideces, enfermedades… u obsesiones… afortunadamente me has enseñado a reirme… a dejar pasar todo lo molesto con una sonrisa… realmente gracias… por la entrada, pero más por las lecciones de vida. Un beso.

  2. . love . dijo:

    . no hai cosa + dliciosa ke abrir los ojos i dspertar la mnt cn palabras cm stas, siempre acompañado d una humeant taza d kfe.buena …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s