DE LO VIVIDO

La vida no es la que uno vivió,

sino la que uno recuerda,

y cómo la recuerda para contarla.

Tras un cuarto de siglo en la maleta, el viaje que empezó como una furibunda carga de caballería, cada vez se avizoraba más como una sigilosa retirada, que como un retorno glorioso, eso de viajar tanto como fuera necesario y divorciarse de todas las casadas, no había dejado la satisfacción que se esperaba.

La mirada del año que fui de veinticinco, es una alucinación bipolar, que bambolea entre lo sublime y lo perverso, una verdadera tragedia romana, no porque haya sido un año fatal, sino por la estructuración que ese tipo de historias tienen, un prólogo, que da la ubicación temporal del escenario y el héroe, mediante el cual se adelanta a la audiencia el castigo que va a recibir, siguen episodios y estásimos, concluyendo con el éxodo donde el héroe reconoce su error, es castigado con la muerte y lega una enseñanza moral a los espectadores.

Tras eso, vino el año cero o veintiséis ¿Qué importa?, la reconstrucción, desde las cenizas de mi cuerpo, acongojado, sumido en mi propio espíritu, no quise saber nada de ninguno por nunca más, y ahí en el limbo fui iluminado, un gran destello me conjuró por mi nombre antiguo, hacia mucho que no lo oía, -Odín, levántate y anda- escuche entre sueños, recibí alimentos suficientes e hice más fuerte mi cuerpo, me asombraba todos los días, de lo que tocaba, de los colores, de los aromas, de cada pequeño detalle que se revelaba ante mí, y ensoñé que ensoñaba.

Mi hermana en su sabiduría milenaria, dijo cuando recién aprendía a hablar, al ser cuestionada por mi sobre ¿Qué se sentía ser un bebe? –es como estar dormido siempre, un sueño muy largo-, así ha transcurrido mi tiempo, en este estado, donde retorne a la pureza de mi ser; tanta prisa tuve por hacer, escribir y dejar oír mi voz en el silencio de la eternidad, que había olvidado, lo más importante, vivir, sin darme cuenta retorne al gusto de la vida, como un niño pequeño, y ahora que me doy cuenta he decidido seguir siendo eso, un infante.

¿Por qué me falto infancia? No, de hecho tuve una muy plena, más bien porque la vida no es un círculo, es un resorte, un operador elástico capaz de almacenar energía y desprenderse de ella sin sufrir deformación, si voy a andar por donde ya estuve lo hare porque así lo decido, no porque la naturaleza se me imponga.

Nacer, crecer, amar, reproducirse, ¿morir? ¡Absurdo! Que no, que me niego a esas demoras mezquinas de la vida, y a hacer como Cronos quiere, a seguir su línea argumental, ni el prólogo siquiera, menos sus ridículos episodios y estásimos, he decidido ser nuevamente un chiquillo, para vivir como había querido, sin perder la capacidad de asombro ante las cosas, que vuelan, se arrastran y se hierran.

¡Bienvenidos sean al año uno de mi vida! Apúntense a todo, los invito al pastel, a los payasos y a tirarse al sol, como si no hubiera mañana, porque los niños no tienen pasado ni futuro, por eso gozan del presente, cosa que rara vez ocurre a los adultos; gracias a quien todos los días comparte la sal conmigo, a quien duerme y vive en la misma casa, perdón (corrijo, casa tiene el perro), quiero decir a quien hace de esto un verdadero hogar, a quien se queda aquí a cuidar los unos de los otros de luna a luna, sobre todo a quienes lo hacen gustosos, no me da la mente para decirles, cuanto los quiero, a los que vivieron aquí en “casita” y dejaron el nido, Dios los guarde muchos años, que son gente inconmensurable, y les llevo bordados en el pecho.

¡Felicidades! a los que se quedaron cerca, que serán llamados mis amigos de la infancia, mis compañeros de juegos, su nombre será grabado en letras de oro sobre la pared del niño que fui/soy, quizá si lo hago bien, y con un poco de ayuda la senilidad, no recuerde que tuve dos infancias, y confunda la primera con la segunda, y no sabré si son más amigos aquellos del pueblito pintoresco que el destino me procuró, o estos que yo escojo, un delicioso error del tiempo.

A ti, que lees esto e intentas descifrar de que va, no es lo mejor que he escrito, pero es sincero, dale puntos por eso; no hagas cuentas, tira el ábaco, toma fuerte mi mano, que yo me asiré de donde pueda (tranquila, que los infantes no tenemos malicia), y vamos a hacernos jóvenes juntos, que no quiero ser un niño por siempre; en la inteligencia de que, de todas las bestias salvajes, un joven soñador es sin duda la más difícil de manejar, pero la más garbosa al andar, tu derivación en mi dará frutos de sobra; venerado sea tu nombre, que serás el primer amor de mi vida, y como todo pueril poeta, voy a dedicarte mis menos inspiradas letras, pensando que son bastante geniales.

Te prometo tan solemnemente como es permitido a un menor de edad, que cuando dejes caer tu pañuelo despistadamente, me tirare la facial desde metros atrás, para mostrar que ya entiendo de esas cosas, como todo mozalbete hare hasta lo imposible por verme muy avezado, en menesteres que aun me son un misterio.

No vayan a regalarme nada que no les sobre, como todo niño de escasos recursos (sobre todo literarios), sólo espero un balón de fútbol, para saltar al campo (gritando como un loco –¡pido ser el “gusano” Nápoles!-) con los cuates de la cuadra, cada que no haya tarea por hacer, o como en mi primera infancia, cada que no quiera hacer la tarea; si mucho, les pido acerquen su boca a mi oído cada que me equivoque, porque es natural y bellísimo fallar en la vida, pero el error, cantera de la experiencia, solo es lucrativo con la orientación adecuada, pero sobre todo, no me dejen nunca olvidar las palabras del clásico… “La vida, es una serie de tiernas imprecisiones”.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a DE LO VIVIDO

  1. zzzurdita dijo:

    Lo bueno de ser un niño… es que la capacidad de asombro se mantiene intacta… y lo más genial de volver a ser niño es que redescubrimos que las cosas no son fáciles, cada quien tiene sus grandes preocupaciones y, ni siquiera por encontrar tan difícil algún momento de la vida, dejamos de sonreir tan sinceramente por lo disfrutable…

    Ya un poco tarde, pero igual mando un abrazo y un beso, cada uno tan sincero, como de esos que solo los niños suelen dar… y bueno… no se que mas decir…

  2. Germán dijo:

    ¡Excelente! Me hizo recordar cuando llegué a los 40 que reflexioné acerca de que seguramente no cumpliría 40 más -o al menos no con la misma vitalidad- y por lo tanto tomé la resolución de que en lo sucesivo, aquello que no quisiera hacer, definitivamente no lo haría, y actualmente coincido con ver cada día con ojos de niño sin afanarme demasiado por lo que vendrá o lo que se fué… Conforme fui avanzando en la lectura sentí como los ojos se me llenaban de nubes de nostalgia…

  3. Aglaé dijo:

    Y después de leer esto (un -esto- que desempolva los sentimientos que el tiempo se encargo de colgar detrás de la puerta) como una simple <> cabe aclarar, vino a mi mente ¿y por qué no comenzar el año cero desde hoy? ¿Por qué no retornar de una vez? ¿o acaso hay una señal que deba esperar? Me parece que todos caminamos buscando respuestas en los espectaculares sin saber que éstas tienen que emanar de ti.
    Yo también quiero volver a ser niñaa y disfrutar de cada momento, pero más quiero ser de los que llevas bordados en tu pecho. n_n
    Un abrazote primooo!

  4. ... dijo:

    yo que leeo esto puedo decir…fue un placer compartir tu vida…tambien…no pretendo comprender tu ideologia…como bien me has dicho…solo quiero que sepas que estoy de acuerdo contigo…que los infantes no tienen malicia…por eso al leer esto quiero entender que lo “VIVIDO” es tu forma de ser, que cada experiencia te hace ser la persona de la que puedo aprender

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s