ZIPPO

No soy un coleccionista, la verdad porque soy un tipo al que le gusta usar sus cosas, así es, un coleccionista de juguetes nunca los saca de su empaque original, un coleccionista de espadas, mantiene esas preciosas herramientas guerreras en sus salas, donde nunca vuelven a dar honores barbáricos a su poseedor, un coleccionista de encendedores zippo  nunca utiliza uno de ellos para encender un cigarro, de hecho algunos ni fuman.

Pues yo no, a mi me gusta esa sensación de topmodel, cuando abro la carcasa de mi encendedor y las miradas se centran en el brillo metálico, la flama perfecta y como, tal cual un cirquero lo pongo cerca de mi cara, incluso creo que algunos contienen el aplauso que quiere surgir de ellos, mientras exhalo el humo de la primer bocanada.

Usaba mi zippo ante la menor provocación, hasta para prender la carne asada lo he ofrecido, así que a diferencia de cualquier coleccionista, llego un día donde no prendió más, y hubo que hacerle cirugía a lo que era mi mayor gusto.

Debo confesar que cuando lo abrí, más lo ame, porque es muy simple, es como un mechero de alcohol, de esos que había en el laboratorio de “la secun”, el interior es lo que cuenta y sus partes son la mecha, algodón, piedra, una rueda amarilla, y la cajita que cubre todo el encendedor que es la parte exterior del encendedor.

Fui a un lugar especializado en eso y compre un tubito con piedras, de hecho venden 8 por cada tubo y son muy baratas, no lo digo para que compren un zippo, sino para fanfarronearles el mío, llegue a mi casa y estaba por efectuar el cambio cuando algo golpeo mi mente.

La piedra vieja es pequeña, redondita y muy blanca, como una perla diminuta y fina, mientras que la piedra nueva es rugosa, tiene salientes, es algo opaca en espacios incluso negra, y es lógico, porque así debe ser para que cuando pegue con la ruedita haga chispa, pero al hacer chispa y dar fuego, luz, etc., va a perder poco a poco sus características y terminara por no servir, por no hacer chispa más.

Al ver como la materia de la piedra se había consumido, por el golpeteo con la rueda pensé que era ilógico, la materia no se crea ni se destruye, ¿cómo es que la materia se destruyo? ¿Qué paso con la piedra? Digo, no me malentiendan, también la rueda se desgasta por servir y hay que remplazarla, pero ¿A dónde va esa materia? ¿Cómo es que dejan de dar fuego?

Esto me llevo a mi libro de física de “la prepa”, y encontré algo que me hizo pensar aun más, la materia y la energía no se destruyen, debido a que al golpear la rueda, o bueno al golpearse la piedra y la rueda, ambos pierden un poco para que esa materia que pierden se vuelva chispa, la chispa cambie el estado físico del algodón y se cree fuego, luz y humo, la piedra y la rueda se vuelven energía y algo de humo que escapará.

Y aquí, en la intimidad de mi mesa, donde tenía mi libro, mi encendedor y muchas ganas de fumar (pero nada de ganas de usar un encendedor desechable), entendí todo, hubo quienes durante muchos años fueron un zippo impresionante, no se apagaban ni en la lluvia, ni con mucho viento, soportaban hasta la refriega de la segunda guerra mundial, pero repentinamente, ya no mas chispas, y solo pueden estar orgullosos, de haber creado fuego, de haber podido crear energía mas allá de ellos, porque dejan de ser lo que antes fueron, ni piedra ni rueda nunca más, y cuando te pierdes a ti mismo, te encuentras en otros indefectiblemente, quizá por eso de los hijos se dice, -mira, sacó mi sonrisa-, -tiene tus ojos-, -posee tu forma de narrar las cosas-.

Cerré mi encendedor, cerré mi libro, empecé a fumar, sentado, y muy para mi pensé (y muy para Ustedes escribo) que cada día, deseo más que un matrimonio como el de mis padres, un divorcio como el suyo, porque no fue un "bic", que dura 1000 prendidas, pero en el que despues tienes que botar todo a la basura, como si nada; aun veo, que no prenden más, pero hacen chispas o hechan chispas, y eso es una forma de transformación de la energía, que mis ojos no veían.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ZIPPO

  1. German dijo:

    Q buena fábula sobre la transformación d la energía, eso intangible q no se detecta pero q es evidente… Cuando al punto final d los finales, no le siguen los puntos suspensivos.

  2. carolina dijo:

    Me encantò es un escrito fabuloso pero los “ultimos dos pàrrafos me sensibilizaron mucho , un final inesperado para mi. Felicidades por tu escritoCarolina Y R

  3. Tatiana dijo:

    siempre me haces ver mas alla de tus palabras,

  4. tati dijo:

    Ya llego el día en el que mi zippo no prende mas, solo le quedan esas pocas chispas y sin puntos suspensivos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s