LA DANZA

Con el veneno entre las fauces, enroscado sobre mi cuerpo, parezco inmóvil y a la vez letal, como una explosiva veta de ponzoña, lo ojos me brillan, verdes como anunciando mi toxico contenido, se contraen, se expanden, tienen su entendimiento propio, siento moverse la maleza, registro cada brisa, cada energía, la más pequeña fluctuación calórica, y tus pasos viniendo hacia mi, delicadamente avanzas, curveada y breve, que cosa tan linda hay ante mi real presencia; con el veneno entre las fauces, enroscado sobre mi cuerpo, levanto la parte más distal de mi cola y la agito, te prevengo, vivo, respiro y muerdo, me miras dos segundos, tuerces un poco tu carita, que tierna te vez así, casi apetitosa, pero hoy no, no contigo, eres una cosa muy linda, aunque aun no distingo que eres, muevo mi cabeza, abro mis ojos, brillan más intenso cada vez, para que sepas que soy un perfecto contenedor de la muerte, avanzas más despacio, miras mis ojos casi hinoptizada por su luz; con el veneno entre las fauces, enroscado sobre mi cuerpo, saco mi lengua, como quien contonea un pañuelo rojo, es la más clara señal de que no debes estar cerca de mi, pero tu, sigues su danza con tu rostro, será que ¿me cortejas?, me da un poco de risa tu situación, no te has dado cuenta de quien soy, levanto mi cabeza, te muestro mis anillos, los músculos de mi figura, no podrías escapar si me molesto; con el veneno entre las fauces, erguido sobre mi cuerpo, miras mi boca, como si quisieras averiguar algo de mi, tu presencia tan desentendida de mi poder empieza a jugar con mi mente, tan inofensivo me veo ante ti, que incluso a ratos bajas la mirada; con el veneno entre las fauces, aunque aun no distingo que eres, muevo mi cabeza, abro mis ojos, voy a proveer cátedra de vida desde el reverso, pero antes, dime tu nombre, que nombre tan raro tienes para una cosa tan linda, no se si lo estoy pronunciando bien… mangosta ¿es correcto?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA DANZA

  1. Gaby dijo:

    no se por que, pero me recordo ese viejo cuento del traje del rey… sabes de cual hablo??? ese… el traje hecho con hilo especial que los idiotas no podìan ver… genial como siempre. Gracias por alegrar lsa tardes nubladas en el edificio gris =D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s