SALVADOR CABAÑAS ORTEGA

Es nacido en Asunción, Paraguay; un 5 de agosto de 1980, es un futbolista profesional que se desempeña como delantero, actualmente en el club América de la Primera División de nuestro país, un gran artillero, respetado, hasta hace poco famoso por su efectividad en la cancha ha pasado a ser la victima de moda, por haber recibido un tiro en la cabeza, cosa que no se le puede desear a nadie, pero que tampoco es muy común entre los atletas, vamos por pasos porque me voy a extender en esto…

 

1.- La madrugada del pasado 25 de enero, Cabañas fue herido de un disparo en la cabeza al encontrarse con su esposa en un bar de la Ciudad de México.

 

¿Qué carajos hacia un atleta de alto rendimiento embriagándose hasta las 5:30 a.m. cuando a las 9:00 tenía entrenamiento? Pues fácil, haciendo una cosa incorrecta, tomando una decisión irreflexiva, hasta aquí bien pudo quedar en una tontería, una mera “broma juvenil”, a nadie le pasa mucho, una cruda, quizá no asista a trabajar y te descuenten el día, nada grave.

 

2.- Por medio de la filmación de una cámara de circuito cerrado, se sabe que José Jorge Balderas Garza, mal llamado en los bajos fondos, “Jesús”, el “JJ” o “El Modelo” tuvo una desavenencia con Cabañas y le disparo en la frente en el baño del Bar llamado “Bar” (originales como pocos, eso es creatividad para poner nombre).

 

¿Por qué carambas te enfrascas en una pelea de cantina? Porque estas ebrio, y todo borracho se siente muy poderoso, esto lo confirman las dos botellas y media que se habían consumido en la mesa de cabañas, en la cual solo estaba el herido, su esposa y su cuñado, un deportista, un atleta de alto rendimiento, puede exponer su físico, en pleitos de cantina, si bien es cierto, que Cabañas nunca pudo saber que su agresor venia armado, el simple hecho de que en el pleito le dañara la rodilla, el tobillo, o el pie, lo hubiera dejado fuera de las canchas, Cabañas sabia que la apuesta del pleito era grande… y decidió apostar.

 

Mientras Cabañas luchaba en el hospital contra la muerte, el furor se elevaba, al tal Eduardo Santillana, Delegado en Álvaro Obregón, se le acuso de todo por el atentado a Cabañas. Los predicadores en televisión y radio descalificaban a todo aquél que insinuara que, en realidad, no eran ni horas ni el lugar como para que un deportista, se emborrachara en un bar. A quienes buscaron ver las cosas desde otra perspectiva, se les fueron encima. No hubo margen de discrepancia. Cabañas era el bueno por encima de todas las cosas, aun cuando cualquiera que tiene un poco de sentido común se cuida muy bien de no meterse en problemas en lugares donde se bebe alcohol sin moderación, como sentencian tantos famoso corridos.

 

El escándalo era porqué había un hombre armado dentro del bar, y se culpó a la autoridad. La responsabilidad de que se hubiera dado esa agresión en la madrugada, fue aprovechada para denunciar nuevamente a las autoridades, ignorando una vez más que era un club privado. Balderas no fue revisado cuando entró al antro, lo que motivó otra condena al gobierno. Que la propiedad privada empieza cuando termina la calle, no parece relevante. Tampoco que el dueño, Simón Charaf, los  conocía hace tiempo, mejor a Balderas que a Cabañas, pero no menos que a muchos otros deportistas y artistas, de equipos y programas de Televisa, de hecho Charaf tiene uno de los palcos mejor ubicados que hay en el Estadio Azteca.

 

 Y es que sólo los que no entienden la realidad en la que se encuentran México (como nación), son capaces de desafiar a desconocidos en la calle, menos aún en un bar. Abundan los casos donde por la menor provocación, matan a una persona que salió respondona, sienten que los miró feo o que, simplemente, no les gustó. Cabañas fue más allá con Balderas, fue a buscar un pleito y encontró más de lo que buscaba, quizá me tachen de frio y sin corazón, pero es cierto, estaba pidiendo un problema, una cosa que pudo evitar con un poco de sentido común.

 

Ahora pasó a ser un número más en la estadística. Su caso no se limita al frío número por la prominencia de su figura. Pero esta misma tampoco le crea un halo de impunidad para sus errores y omisiones. Es muy triste lo que sucedió, como son  harto lamentables los asesinatos que por encontrarse alguien en el lugar no indicado, o haber desafiado su destino y apostar su capital de suerte, terminan abatidos.

 

Estuvo en un sitio donde esas cosas sí pueden suceder, y se descuidó. Por supuesto, no deja de ser la víctima de un delito. Que paguen los responsables sí, pero que paguen todos. Que no se levanten cortinas de humo (Como la declaración de Silvia Irabien) y se dibuje al mundo en blanco y negro.

 

Uno de los homenajes más singulares que se hicieron este fin de semana, lo realizó como era lógico, su equipo, el Club América, estampando la letra “S” sobre el círculo central de la cancha en su honor, una “S” (como la que usa “Superman” en el pecho, héroe que por cierto también muere, ni Superman es inmortal) que debe recordarnos que SOMOS MORTALES.

 

Su padre les dio un consejo

 cuando a partir se aprestaban

 cuiden muy bien el pellejo

 porque la vida se acaba

 en las palabras del viejo

 los tres hermanos pensaban.

 

LAS TRES TUMBAS – LOS CADETES DE LINARES

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s