POLICIAS Y LADRONES (NO ME DEFIENDAS COMPADRE)

Parece simple, como una película de los hermanos Almada, hay un grupo criminal que aterroriza a la población, entonces los bien entrenados policías en colaboración con el ejercito, se movilizan, usan sus avanzadas tácticas de guerra urbana y liberan a los ciudadanos, ¿simple no?

Quizá no tanto, ahora todos opinan del Estado, como si vivieran aquí, como si supieran algo, como si ser adiestrados por televisa y tv azteca les diera suficientes datos, por el amor al santísimo, incluso Chihuahua se ha quejado de que manden tantos efectivos federales a Michoacán y ninguno a ellos, como si fuera una bendición, bueno, vamos a verlo por partes.

Es cierto La Familia es un grupo diferente porque busca ser reconocida no sólo por su violencia, sino por ser un defensor de la ciudadanía, con participación política y económica activa en el estado, simula defender los intereses ciudadanos, de comerciantes establecidos o ambulantes, empresarios y agricultores, pero a todos ellos les cobra “cuotas” de protección para no ser “molestados” en su patrimonio o en su familia; los que se niegan a cooperar son secuestrados o asesinados.

Este hoy llamado cártel, está vinculado al narcotráfico como principal actividad, pero han diversificado su actuación hacia otras actividades ilícitas, principalmente el lavado de dinero, el control del comercio establecido e informal, inmobiliarias, centros nocturnos restaurantes, discotecas, así como de cobros a tiendas de autoservicio y refaccionarias o empresas medianas, así como secuestros exprés a personas que se han estado dedicando a delinquir.

Dentro de la preparación y adiestramiento de sus cuadros criminales, La Familia tiene un ingrediente extra: pretenden motivar a sus huestes a seguir el camino del bien, a esforzarse por ser los mejores y a mostrarles que sus acciones deben ser entendidas dentro de un contexto espiritual. Un grupo apegado a lo religioso, como los extremistas talibanes, suena difícil estar rodeado por algo así.

Pero no son el único grupo así en Michoacán, porque entonces el Secretario de Gobernación, declara que vienen en específico por la familia, ¿No debería decir que vienen por todos?, es que acaso el problema no son los delitos sino la agrupación, pero me saltan más preguntas, existen hace años ¿Por qué hasta ahora se pusieron de moda? Y los demás carteles ¿están de vacaciones mientras Felipe trae la guerra a Michoacán?

Quizá me dirán, izquierdoso, cerrado, ciego, necio, y piensen que Felipe está mandando la solución, pero ¿Por qué no mejor mando la refinería?, no quiso cooperar para ayudar a la educación o al campo de este Estado, y ahora resulta que quiere vencer al narco, no hay presupuesto para industria o educación, pero si para armas (y mucho)… a ver momento, es el mismo Felipe que prometió empleo y nos dio millones de desempleados, prometió que ha Michoacán le iba a ir bien y no hizo nada, entonces ¿porque debería yo de creer en él? Si Felipe dice que es negro, mi primer pensamiento es que es blanco, lo acepto, pero es que su solución sale peor.

Y es que por disposición presidencial, en Michoacán hoy la cruzada institucional en contra de los cárteles de las drogas la protagonizan el Ejército mexicano, Secretaría de Marina, Secretaría de Seguridad Pública federal y Procuraduría General de la República, quienes convergen en las llamadas Bases de Operaciones Mixtas (BOM).

La pagina de la Comisión Estatal de Derechos Humanos señala que se han recibido e integrado 147 expedientes en auxilio de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en todo lo que va de la Operación Conjunta Michoacán contra el AFI, SIEDO, SEDENA y PFP por ejercicio indebido del servicio público, empleo arbitrario de la fuerza pública, cateo ilegal, daños en las cosas, lesiones, amenazas, aseguramiento ilegal de las cosas y robo.

Y un párrafo muy muy aparte merecen, Zamora, donde la visitaduría de la CEDH integró 8 expedientes en diversas fechas que van del inicio de la Operación Conjunta Michoacán, hasta el 5 de junio, contra elementos de la AFI, por cateos ilegales y otros, mientras que en Turicato integraron tres expedientes más, contra la SEDENA, por cateos ilegales y robo. En uno de los casos de Turicato, el comandante de la 21 Zona Militar, personalmente entregó el dinero que requisaron los soldados a la persona afectada.

En los casos de Carácuaro y Nocupétaro, los visitadores de la CEDH solamente levantaron 17 testimonios y sin integrar actas, los remitieron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

El martes cinco de junio por la madrugada arribó a la colonia Ventura Puente de Morelia, personal de la Base de Operaciones Mixtas para catear la casa marcada con el número 657 de la calle Lago de Chapala, donde, afirmaron los afectados, el Ejército se llevó alrededor de medio millón de pesos y alhajas, entre otros objetos.

Los medios de información difundieron las quejas de los afectados quienes culparon a personal militar de haber saqueado sus pertenencias, sin embargo no presentaron denuncia formal en las instancias ministeriales federales o del fuero común, ni queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, alegando temer represalias, cuestión por demás lógica.

Veinticuatro horas después, la delegación estatal de la PGR emitió un comunicado de prensa, donde menciona que además de droga, más de 196 mil pesos, 7 mil dólares, un lote de 112 joyas y diversas armas. En este caso, como en los anteriores, las quejas contra los militares llegaron hasta las tribunas periodísticas, aunque esta no se presentó en la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Ante los hechos fríos, no caben los héroes o los villanos, en Michoacán hay dos grupos armados, que tienen de rehén a los pobladores, ambos están a las órdenes de intereses oscuros, a los cuales solo les interesa el poder y el dinero, y uno se pregunta, ¿Cuál es peor?

Pobre de ti Michoacán, tan lejos de Dios y tan cerca de Felipe, quien jugando a los soldaditos, parece no saber que las tropas regulares pierden el valor cuando se encuentran ante peligros mayores que los que esperaban, o superadas por el número y las armas del enemigo, es solo un trabajo y son las primeras en volver la espalda. En cambio, los hombres de la milicia mueren en su puesto, igual no esperan mucho de la vida.

Una cosa es clara… lo peor está por venir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a POLICIAS Y LADRONES (NO ME DEFIENDAS COMPADRE)

  1. Liz dijo:

    “These are not times for going to bed in a sleeping cap, but rather, with our weapons for a pillow, weapons of the mind, which vanquish all others. Trenches of ideas are worth more than trenches of stone.” José MartíThose who have the ability, have the responsibility to do something about it. Stay on your path to make of our Mexico a better place to live… Thank you!Elizabeth Fernandez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s