LA ESCALADA

NOS advirtieron: -" De mil sólo unos veinte alcanzarán con gran dificultad la penúltima cima de la fama. Y de mil de esos veinte únicamente llegará uno a la cúspide más alta".

Acepté cual los otros. Dedicamos cada hora, día, mes y año al estudio de técnicas y brújulas y equipos necesarios al fin que perseguíamos.

Vocación y aptitud nos desbordaban.

Ni subí la ladera. Debo ser de aquellos novecientos ochenta, uno.

Y eso que me esforcé siempre hasta el límite.

Por lo visto no soy bastante bueno compitiendo con otros. Es dificil escalar sobre cuerpos sudorosos que traban y se empujan contra el nuestro.

Nada más comenzar nos lo advirtieron. Y quisimos seguir. No hay, pues, engaño alguno.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s